Por favor, use este identificador para citar o enlazar este ítem: http://hdl.handle.net/123456789/49508
Título : De Revolvtionibvs Orbium Coeleftium
Autor: Nicolás Copernico
Resumen : Nicolás Copérnico nació en Thorn (Pomerania, provincia de Prusia, hoy de Polonia) el 19 de febrero, de 1473 y murió en Warmia el 24 de mayo de 1543. Su padre era de Cracovia y su madre de Thorn. « Copérnico escribía en alemán las notas referentes a las cuestiones de la vida cotidiana; las cosas serias, en cambio, las pensaba y escribía en latín». Estudió matemáticas y astronomía en la Universidad de Cracovia (en Polonia) entre 1491 y 1495, Y más tarde, de 1497 hasta 1507, derecho, medicina, filosofía platónica, en las universidades italianas de Bolonia, Padua y Ferrara. Llegó a ser canónigo de Frauenburg y dedicó sus ocios a meditar sobre astronomía. Hacia 1530 terminó la redacción de su gran obra y dio a conocer el Comentariolus, exposición de las líneas maestras de su sistema. En 1543, año de su muerte, apareció De Revolutionibus orbium coelestium. Una verdadera joya bibliográfica de la Biblioteca Pública del Estado de Jalisco es la primera edición del trabajo de Copérnico en Nuremberg, Alemania. Esta obra, escrita e impresa en latín, estuvo destinada a ejercer una profunda influencia en el campo de las ciencias físicas. Ningún otro libro científico provocó un cambio tan grande en el panorama filosófico y cultural. Las investigaciones de Copérnico motivaron un renacimiento del espíritu de la ciencia antigua y, por ello, una revolución moderna. Los sabios, los filósofos y la Iglesia enseñaban que la Tierra no se movía y que el Sol y los planetas giraban a su alrededor. Copérnico estableció que la Tierra era sólo uno entre varios planetas, que giraban alrededor del Sol, el verdadero centro de nuestro sistema, y que las estrellas no se movían alrededor del Sol. De Revolutionibus orbium coelestium, que está formado por seis libros, fue bien recibido por los astrónomos que, poco a poco, "vieron toda la fecundidad del heliocentrismo".Con este libro se puso de manifiesto que Copérnico había asestado un golpe definitivo a las hipótesis geocéntricas y antropocéntricas, que había herido de muerte al sistema de Aristóteles que, precisamente quería salvar, y que su obra marcaba el hundimiento de un mundo y el nacimiento de otro nuevo. Descubrimos la importancia de esta primera edición por los trabajos del doctor Owen Gingerich, profesor de astronomía y de historia de la ciencia de la Universidad de Harvard, quien ha examinado metódicamente cada una de las copias que sobreviven de De Revolutionibus. En enero de 1981 revisó este ejemplar de la Biblioteca Pública del Estado de Jalisco y me informó que es la única copia que se conserva en Hispanoamérica. El tamaño del libro es en folio, consta de cuatro hojas preliminares, dos hojas con el índice y 196 hojas numeradas. En su edición se utilizaron tipos romanos, letras capitulares, reclamos en recto y verso, tablas con los movimientos de las estrellas y diagramas. En la portada están varias notas manuscritas, las más antiguas son de 1660: «el cardenal Capuán a 124 años. La impresión» y «este libro se imprimió 39 a[ño]s antes de la correción del Kalendario Gregoriano». La caligrafía de estas notas es idéntica a la que aparece en una guarda «este libro de Nicolás Copémico a ciento dies y siete annos qué se imprimió. Este de 1660 authoritate h[ab]et ex antiquitate. Rúbrica».1 Además hay otras dos notas del siglo XVIII: «Del usso del P. Fr. Alonso de Quintana. Rúbrica» y «Juareña., Rúbrica». En la parte superior de la portada está una nota escrita en el siglo XIX: «Esta obra es de un gran mérito». Las apostillas en latín y en español que aparecen en las hojas preliminares 1v,2 y 4v y en las hojas del texto, 1, 1v, 2, 2v, 3, 3v, 4, 5v, 6, 9v, 19v, 27, 63v, 64, 80, 80v, 81, 87v, 90 y 96, fueron puestas por la misma persona que escribió las notas de la portada en 1660. Muchas de estas apostillas están mutiladas. El director de la Biblioteca en 1878, L. J. Enciso, escribió la siguiente nota en una guarda: «Este libro fue mandado empastar por el anterior bibliotecario Carlos D. Benítez, lo que se hace constar porque al empastar dicho libro se destruyeron las notas manuscritas que contenía». Es muy probable que el encuadernador haya sido Sinforoso Banda, pues el anuncio de su «Fábrica de libros en blanco» aparece en la segunda de forros. Johann Petreium, el editor e impresor de esta obra, escribió en la portada la siguiente recomendación*: Tienes, oh lector estudioso, en esta obra, ya recientemente nacida y editada, los movimientos restituidos de las estrellas, tanto fijas como errantes, con observaciones, antiguas y recientes, y adornados con nuevas y admirables hipótesis. Tienes también las tablas clarísimas, con las cuales podrás calcular muy fácilmente los mismos movimientos en el tiempo que sea. Por lo cual compra, lee y goza. Qué mejor promoción para la obra de Copérnico: comprarla, leerla y gozarla. Carmen Castañeda. CIESAS Occidente Universidad de Guadalajara
URI : http://www.riudg.udg.mx/www/copernico_CD/copernico.htm
http://hdl.handle.net/123456789/49508
Aparece en las colecciones: Libros

Ficheros en este ítem:
No hay ficheros asociados a este ítem.


Los ítems de RIUdeG están protegidos por copyright, con todos los derechos reservados, a menos que se indique lo contrario.